La Gestión del Desempeño Ambiental en práctica #1

El testimonio de Assilassimé Solidarité, en Togo

En febrero de 2022, CERISE+SPTF publicó una versión actualizada de los Estándares Universales. Estos ahora incluyen una nueva Dimensión 7 dedicada a la Gestión del Desempeño Ambiental*: una dimensión esencial frente a los desafíos climáticos y ambientales actuales, pero aún poco conocida por los actores de las finanzas inclusivas.

Entonces, en la práctica, ¿qué implica la gestión del desempeño ambiental?

Hemos invitado a instituciones pioneras en este campo a compartir sus experiencias. Hoy, es Jacques Afetor, Director de Assilassimé Solidarité, en Togo, quien nos da su testimonio.

Descarga el artículo

1. ¿Cuáles son los problemas ecológicos en su área de intervención?

Assilassimé Solidarité es una institución de microfinanzas social togolesa que fue promovida por Entrepreneurs du Monde y está dirigida a personas vulnerables con acceso limitado a las instituciones financieras tradicionales. Prestamos especial atención a las poblaciones más vulnerables, como las personas que viven con el VIH, las personas con discapacidad, las mujeres viudas y los porteadores. Operamos principalmente en las zonas urbanas y periurbanas del Gran Lomé, así como en las zonas rurales de Aného, ​​Anié y Amlamé.

Cuando hablamos de temas ecológicos, lo primero que nos viene a la mente son las emisiones de gases de efecto invernadero y su impacto en el clima. Sin embargo, Togo es un país con muy bajas emisiones de gases de efecto invernadero [un Togolés emite en promedio menos de 1 tonelada de equivalente CO2 al año, es decir, 17 veces menos que un estadounidense y 8 veces menos que un europeo]. Por lo tanto, el principal desafío para Togo y para nuestros beneficiarios no es tanto limitar las emisiones de CO2 como prepararse para las consecuencias del cambio climático. Ya sabemos que Togo se verá cada vez más afectado por el cambio climático. Las altas temperaturas, las sequías, las lluvias intensas y las inundaciones serán más frecuentes. Estos cambios climáticos impactarán inexorablemente en la productividad agrícola de la región (con pérdidas de cosechas, reducción de rendimientos) y pesarán sobre la seguridad alimentaria de los habitantes.

Más allá del tema climático, Togo también está expuesto a otros problemas ambientales. El primero es el de la deforestación. Hay mucho en juego con una población en crecimiento que sigue dependiendo del carbón y de la leña, las prácticas agrícolas dañinas y los frecuentes incendios forestales. La desaparición del bosque plantea problemas en términos de degradación de ecosistemas y pérdida de biodiversidad; y también exacerba las interrupciones del ciclo del agua y los riesgos de sequía en el país.

Otro problema es el de la contaminación del aire, del agua y del suelo. Hoy en día, algunas prácticas contaminantes afectan la salud de las poblaciones locales que están directamente expuestas a ellas. Este es particularmente el caso de la cocción al carbón, que expone a nuestros beneficiarios a partículas nocivas para su salud; pero también el uso de productos químicos en la agricultura o la mala gestión de los residuos plásticos, que también tienen repercusiones en la salud.

En Togo, las poblaciones locales se ven directamente afectadas por la mala gestión de los residuos plásticos.

 

2. ¿Por qué eligió su institución gestionar su desempeño ambiental?

Assilassimé Solidarité es una institución con una misión social muy fuerte. Trabajamos con algunos de los sectores más vulnerables de la población. Muy pronto nos dimos cuenta de que estas poblaciones también son las más expuestas a los riesgos ambientales y climáticos. Por ejemplo, sabemos que el 95% de nuestros beneficiarios agrícolas utilizan productos químicos y reconocen que estos productos tienen un efecto perjudicial sobre la salud y los suelos. Si queremos cumplir con nuestra misión social y ayudar a nuestros beneficiarios a mejorar sus condiciones de vida, es fundamental tener en cuenta los aspectos ambientales.

Por lo tanto, desde 2012, Assilassimé Solidarité ha decidido participar en la protección del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la adaptación a sus efectos, promoviendo la adopción de nuevas prácticas (por ejemplo, cambio de modo de cocinar, adopción de prácticas agroecológicas, etc.). Como institución de microfinanzas, contamos con activos reales para incentivar a las poblaciones más vulnerables a adoptar nuevas prácticas. Por un lado, porque hemos creado una relación cercana con estas poblaciones: entendemos sus realidades y sabemos hablar con ellas. Por otro lado, porque les ofrecemos servicios financieros y no financieros adaptados, que permiten eliminar ciertas barreras a la adopción de nuevas prácticas.

Dos veces, en 2018 y 2020, tuvimos la oportunidad de evaluar el desempeño ambiental de Assilassimé utilizando el módulo Green Index de la herramienta SPI4. Es un ejercicio realmente interesante, que nos permitió identificar nuestras fortalezas, pero también los puntos que podríamos mejorar. Y eso nos motivó a ir aún más lejos.

3. ¿Qué ha implementado para mejorar su desempeño ambiental?

Estamos comprometidos con tres temas principales: energía, agricultura y residuos.

Por el lado de la energía, desde 2016 desarrollamos el préstamo Miwoé, que financia el acceso a soluciones energéticas más saludables, sostenibles y ecológicas, como kits solares, estufas mejoradas y kits de gas. Durante las reuniones de grupo, sensibilizamos a nuestros beneficiarios sobre el tema de la pobreza energética: les presentamos los riesgos asociados al uso de combustibles fósiles y las posibles alternativas. Y para ofrecer soluciones de calidad, trabajamos en colaboración con Mivo Energie, una empresa social especializada en la distribución de soluciones energéticas en Togo. Además, a nivel institucional, ya contamos con un sistema fotovoltaico instalado en la sede y en 4 de nuestras sucursales, para relevar la red eléctrica en caso de corte de energía y evitar tener que utilizar generadores diésel.

En el lado agrícola, sensibilizamos a los beneficiarios de nuestras agencias rurales sobre buenas prácticas agrícolas durante reuniones grupales, a través de una serie de módulos de capacitación desarrollados con el apoyo de Entrepreneurs du Monde. Buscamos disuadirlos de usar productos químicos, que son costosos, peligrosos para su salud y degradan los suelos que cultivan. Y fomentamos prácticas agroecológicas, como hacer tu propio compost, preparar pesticidas naturales, limitar la pérdida de agua o luchar contra la erosión. A nivel de nuestras agencias rurales contamos con un asesor técnico agropecuario que acompaña a los productores en estos temas. Con el apoyo de ADA, también hemos iniciado alianzas con actores locales reconocidos y calificados en agroecología, como JVE, CEFA y CADETE, para capacitar a los productores en prácticas agroecológicas. Y como parte de nuestro Crédito de Almacenamiento, también sensibilizamos a nuestros beneficiarios sobre buenas prácticas relacionadas con el almacenamiento de cereales y leguminosas. Aquí también les mostramos los riesgos de usar productos químicos para mantener alejadas a las plagas y destacamos posibles alternativas.

Por el lado de los residuos, nos asociamos con Miawodo, una empresa social togolesa promovida por Entrepreneurs du Monde que desarrolla servicios de recolección y reciclaje de residuos. Así, desde junio de 2021, implementamos la clasificación de residuos de papel y plástico en nuestras agencias y en la sede. También llevamos a cabo un piloto dentro de una agencia, con alrededor de 20 grupos sensibilizados sobre el problema de los desechos plásticos y movilizados para llevar sus desechos a las reuniones grupales. Habíamos definido un sistema para recompensar el gesto de clasificación para los beneficiarios (incentivo en especie), y el piloto fue un éxito, ¡con más de 3,8 toneladas de residuos plásticos recogidos!

En 2021, queríamos que estas diferentes iniciativas se consolidaran e incluyeran en una estrategia más formal a nivel de Assilassimé. Con el apoyo de la Fundación Grameen Crédit Agricole, trabajamos con una consultora para definir nuestra estrategia ambiental. Desde entonces, también hemos establecido un punto focal de “Medio ambiente” dentro de Assilassimé Solidarité.

4. ¿Qué resultados se han logrado hasta ahora?

Desde 2016, hemos sensibilizado a cerca de 67.000 beneficiarios sobre el problema de la pobreza energética y se han desembolsado más de 8.800 créditos Miwoè. ¡Estos son tantos hogares que han mejorado su acceso a la energía! Hemos visto que la adopción de la cocina a gas ha mejorado particularmente la comodidad de nuestros beneficiarios, en comparación con la cocina con carbón que emite partículas nocivas.

Desde septiembre de 2018, también hemos formado a más de 6.000 beneficiarios en buenas prácticas agrícolas. En marzo de 2021, como parte de un piloto implementado con el apoyo de ADA, 24 productores fueron capacitados durante varios días en prácticas agroecológicas. Estos productores luego realizaron restituciones en sus comunidades. También capacitamos a 254 productores en mecanización, en un enfoque que los lleve a reducir el uso de productos químicos. Finalmente, desde marzo de 2020, hemos sensibilizado a cerca de 600 beneficiarios de créditos de almacenamiento sobre buenas prácticas (ecológicas) en el almacenamiento de cereales y leguminosas. Con nuestros beneficiarios de préstamos agrícolas, hemos establecido un sistema de seguimiento para evaluar la evolución de sus prácticas agrícolas. Esto nos permitirá ver si nuestros esfuerzos de sensibilización, capacitación y apoyo se traducen en la adopción de nuevas prácticas agroecológicas.

Finalmente, por el lado de los desechos, luego del éxito del primer piloto, se convocó a una segunda agencia para movilizar a los beneficiarios en la recolección de desechos plásticos.

Los beneficiarios de Assilassimé Solidarité pueden equiparse con kits de gas para cocinar sin emitir partículas nocivas.

 

5. ¿Qué lecciones han aprendido de estas experiencias?

Para hacer frente a estos problemas ambientales, es esencial capacitarse. Esto significa informar y capacitar internamente; y también, sobre todo, saber forjar alianzas con actores clave, ya sean especialistas en energía, agroecología o residuos. Lo interesante es que todas estas experiencias nos han permitido ampliar nuestra red de socios técnicos. Es porque estábamos pensando en estos temas ambientales que acudimos a nuevos socios especializados, como el centro CADETE, experto en agroecología. Estas iniciativas también nos han permitido fortalecer nuestra colaboración con organismos del Estado, como el Instituto Técnico de Investigaciones Agronómicas y el Instituto de Consejo de Apoyo Técnico. También pudimos contar con el apoyo de nuestros socios financieros habituales. Es gracias a estas colaboraciones de múltiples actores que podemos abordar ciertos problemas clave y proponer soluciones apropiadas.

A medida que aumentamos nuestras habilidades en el tema, también estamos refinando nuestro posicionamiento y nuestras acciones. Sobre la cuestión de los residuos, por ejemplo, ya no me gusta hablar demasiado sobre el tonelaje de residuos plásticos recogidos de los grupos, porque he tomado conciencia de que debemos ir más allá, y actuar más tempranamente, en la reducción de la generación de residuos en la fuente. Además de la recogida de residuos, estamos pensando, por ejemplo, en acciones a realizar con los restauradores, para reducir la producción de residuos plásticos vinculados a la venta para llevar.

Lo importante es ir paso a paso, empezar por las acciones que nos parezcan más relevantes y accesibles, ir probando, ajustando y profundizando poco a poco. Por nuestra parte, hay temas en los que aún no hemos comenzado, porque siguen siendo complejos. Desde hace varios años, por ejemplo, hemos querido actuar sobre el problema del carbón vegetal. Más del 6% de nuestros beneficiarios se dedican a la venta de madera y carbón vegetal y, a pesar de sí mismos, contribuyen al problema de la deforestación en Togo. Pero, ¿cómo desincentivar paulatinamente este tipo de actividades? Este es un tema delicado, porque estas personas suelen ser muy vulnerables. Excluirlas o sancionarlas no sería la solución: en el mejor de los casos, obtendrían financiamiento en otros lugares y continuarían con sus actividades; en el peor de los casos, sus condiciones de vida se verían afectadas. Excluirlas también presentaría un riesgo financiero importante para Assilassimé. Por ahora, estamos tratando de actuar sobre la demanda, promocionando kits de gas a través de crédito Miwoè. Pero seguimos reflexionando sobre otras acciones posibles.

6. ¿Qué próximas acciones planea implementar para mejorar su desempeño ambiental?

En las próximas semanas formalizaremos la estrategia ambiental de Assilassimé y definiremos un plan de acción concreto, con un cronograma, una distribución de roles e indicadores de seguimiento.

También vamos a implementar un nuevo proyecto sobre fertilizantes orgánicos y pesticidas. Durante nuestras sesiones de concientización, encontramos que a muchos productores les gustaría reducir el uso de insumos químicos, pero les resultaba difícil acceder a insumos orgánicos. Por ello, hemos decidido lanzar un nuevo proyecto para desarrollar unidades de producción de bokashi (un fertilizante natural) y bioplaguicidas. Acabamos de inaugurar las dos primeras unidades de producción. Para septiembre de 2022 producirán 200 toneladas de bokashi y 3.500 litros de bioplaguicidas. Gracias al apoyo de la Embajada de Francia, serán vendidos a nuestros beneficiarios a precio subsidiado, con el fin de incentivarlos a probar estos nuevos insumos. Estas compras, por supuesto, podran hacerse en el marco de los créditos agrícolas que ofrecemos.

7. ¿Qué recomendaría a una institución de microfinanzas que desee participar en la gestión de su desempeño ambiental?

¡Empiecen! Capacítense. Concienticen a su personal sobre la causa ambiental. Pongan en prágtica las primeras acciones, las que parezcan estar al alcance. Nos enfrentamos a grandes desafíos. Cada uno de nosotros, a su nivel, tiene el poder de actuar. Si todos se involucran, a su manera, incluso si se trata de pequeñas cosas, ¡ya el impacto será visible!

 

Artículo escrito por Jacques Afetor, Director de Assilassimé Solidarité Togo, en colaboración con CERISE.
Visite el sitio web de Assilassimé Solidarité para descubrir la organización y sus proyectos. 

 

Descarga el artículo

 

 

* La Dimensión 7 fue desarrollada por CERISE+SPTF en coordinación con el Grupo de Acción e-MFP – GICSF. La Dimensión 7 está completamente alineada con el Green Index 3.0, que es la herramienta de evaluación del desempeño ambiental desarrollada y administrada por el grupo de acción GICSF.